Por qué hablar de adelgazar ?
Si te preguntas por qué cada día mas personas hablan sin cesar de sus cuerpos, de mantenerse delgados y jóvenes, y preocuparse tanto por su aspecto y condición, tienes razón en reconocer este fenómeno.
Nuestros cuerpos son vehículo de vida, a través de ellos experimentamos y somos capaces de imaginar, amar, descubrir, crear y hasta defendernos. Desde nuestros cuerpos nos expresamos y desde nuestro cuerpo somos: nuestros cuerpos son el asiento de nuestra identidad. ¿No seria ese suficiente motivo para ocuparnos de él?

Hoy en día vivimos vidas tan vertiginosas, con agendas tan complicadas, con tanto que hacer y atender en un día, que a veces ¡¡”nos olvidamos”!! ¿Cómo? Si, como lo lees, tantas tareas tan diferentes nos hacen sentir “descontinuados”, perdiendo de vista nuestra mismidad, y entonces, debemos volver a ver “dónde estamos” “dónde vivimos” “dónde habitamos” y ese lugar es nuestro cuerpo!
Vivir en nuestro cuerpo e identificarnos con él es natural, de hecho, es una de las primeras tareas de la vida y que está en continuo ajuste para adaptarse a todas las modificaciones que puede tener y a todas las experiencias que deseamos vivir, pero, particularmente, en los últimos años, la velocidad con que vivimos impone que tengamos que regresar a “verlo” con mayor frecuencia para “no perderlo”
Cierto que nuestra apariencia es importante, es nuestra expresión en relación con otros, pero parece que cada frustración o fracaso fuera mas sencillo hacerlo “manejable” si creemos que todo es cuestión de funcionamiento y “cómo lucimos”

Se considera que sobre el 30% de los gastos de una persona se enfocan a adquirir suplementos alimenticios y a dietas, con tal de “mantenerlo”, pero vale la pena reconsiderar si en realidad nuestras vidas se resuelven con una cirugía o una dieta, o si muchas situaciones tienen otra solución que, además, permitiría al cuerpo funcionar perfecta y libremente, como nuestro vehículo de vida, al dejar de sobrecargarlo con problemas que no le corresponden.