Hoy por hoy, no sabemos cómo construir una pareja ni cómo mantenerla en el tiempo con amor. Casi todo el mundo quiere estar en pareja, pero no con cualquier pareja, si no con alguien con quién sea divertido convivir, con quién sea interesante soñar un futuro compartido, con alguien con quién se pueda conversar por horas, alguien que nos acompañe y nos de soporte y apoyo, alguien a quién admirar y desear.

Una pareja  a quién esperar y con quién pasar momentos llenos de magia, pero, ahí está lo interesante, hoy cada vez hay más personas que se quejan de que no encuentran con quién construir una pareja, o que estando con alguien, la magia se acaba, y algunos más terminan confesando que no saben cómo se construye o mantiene una relación.

 

 

Parte del problema es que las reglas han cambiado, lo cual no significa que digamos que el matrimonio es obsoleto, de hecho, coincidimos en que es necesario tener pareja, vivir en pareja, y también sostenemos que somos monógamos como especie, pero, lo que sabemos hoy es que hay que considerar dos cosas: encontrar a esa única persona con quién estaremos la vida entera lleva muchos ensayos e intentos con otros hasta que encontremos a ese alguien con quién nos sentimos como en casa.

La otra, que al hacernos más longevos, los matrimonios durarán más y por tanto habrá que actualizar las reglas del juego, mismas que servían para matrimonios de 10 a 15 años de duración (esto es lo que solían durar) y hablar de las nuevas reglas que apliquen para las parejas del siglo XXI si queremos que duren más y se mantengan vigentes más tiempo.

Encontremos nuestra “guía del viajero” , aprendamos a ser “viajantes” que buscan construir relaciones de largo plazo en el amor.